Santa Luisa de Marillac 1151. La Reina, Santiago, Chile.Teléfono: (+56 2) 22270212
21
JUN
2019

ENCUENTRO NACIONAL DE FAMILIA TERESIANA LOS ÁNGELES, 15 DE JUNIO DE 2019

ENCUENTRO NACIONAL DE FAMILIA TERESIANA

LOS ÁNGELES, 15 DE JUNIO DE 2019

 

El sábado 15 de junio se realizó en el Colegio Teresiano los Ángeles el Octavo Encuentro Nacional de la Familia Teresiana.

El lema que animó y sirvió de telón de fondo a este encuentro fue:

“Honramos la vida aprendiendo de los pueblos originarios”

Este lema responde a las invitaciones surgidas del último Capítulo General de la Compañía de Santa Teresa y de los lineamientos de la Provincia Virgen del Carmen, que nos instan a respetar la vida en todas sus formas y manifestaciones y a cuidar el planeta que nos acoge: “la casa común”.

Fuimos una gran familia de 280 personas provenientes de los cuatro colegios de la Compañía (Illapel, Nacimiento, Santiago y Los Ángeles); de la Residencia Universitaria y de las presencias de la Compañía en Canela (IV Región) y Lo Hermida (Peñalolén). También participaron personal de la Provincia, Asociados Teresianos y algunos integrantes del grupo “Teresianos de Corazón” (ex alumnos de Illapel, vinculados también con la Compañía a nivel provincial).

Este año se invitó a participar no sólo a quienes permanecen actualmente relacionados a las obras y presencias teresianas, sino a aquellos que por distintas razones no están tan estrechamente vinculados, pero que siguen siendo parte de la familia.

Fue una alegría volver a ver a exalumnos, ex apoderados, exprofesores y exfuncionarios. Todos y todas teresianos de corazón.

Nos acogieron los dueños de casa, quiénes haciendo gala de la hospitalidad sureña, tenían dispuestos espacios físicos arreglados con esmero y cuidado; deliciosos alimentos típicos de la zona y espectáculos artísticos de primer nivel, incluyendo la presentación exclusiva de Miguel Ángel Pellao, el “tenor Pehuenche”, quien triunfa ampliamente en Europa. El maestro se sumó con cercanía y simpatía a esta fiesta teresiana.

Fue una jornada de profunda reflexión sobre la relación que tienen los pueblos originarios con la tierra y sobre la necesidad de volver la vista hacia ellos para aprender a respetarla y cuidarla; sabiendo que somos parte de ella y no sus propietarios; asimismo nos invitamos a tomar decisiones concretas que nos comprometan como teresianos/as en acción a hacer nuestro aporte a la tarea de preservar la “casa común”.

Al momento del cierre, después de las palabras de despedida de la Hna. María Elena Quintana, un representante de cada obra y presencia, recibió de manos de la Hermana Rosaura Jorge una pequeña araucaria para ser plantada como recuerdo del encuentro. A cada participante los anfitriones nos hicieron entrega de un piñón, la semilla del Pehuén, árbol sagrado del pueblo Pehuenche, con la invitación a sembrarlo en tierra fértil y permitir que crezca y se desarrolle la Araucaria que habita dentro de él. Sin duda un hermoso símbolo de vida, que permanecerá cuando nosotros ya no habitemos este plano de existencia, porque un pehuén puede llegar a ser un árbol centenario.

Nos despedimos en la tarde con la alegría del encuentro y con el desafío de la acción. Sabiendo y sintiendo que somos familia. 

TODO POR JESÚS

Comentar

*

captcha *